lunes, 18 de agosto de 2008

Vacaciones en Madrid

Día Uno - Domingo: La Morcillita se va al Oeste.

Aunque había pasado hasta casi las tres de la madrugada ultimando detalles, me levanté a las seis para salir hacia la estación. Mi tren no salía hasta las ocho y media pero quería llegar con tiempo por si acaso. He procurado no cargar mucho la maleta, no me voy al fin del mundo, si necesito algo urgentemente ya lo compraré allí.

En la Estación de Sants me sorprendió mucho que nos hicieran pasar las maletas y bolsos por el escaner y que luego tengan una puerta abierta directa a la calle por donde se colaba la gente sin reparos y sin que los registraran... Así va todo. Luego nos extrañamos de que pasen cosas...

La experiencia del AVE es increíble. Es muy cómodo y espacioso. Una pantalla te va informando de la velocidad a la que vamos: ir a 300 km/h da una sensación de cosquilleo en el estomago muy agradable. Me di cuenta cuando salimos de Cataluña porque la tierra se vuelve mucho más plana y árida, llena de enormes plantaciones de girasoles.

Estuve viendo la película "La habitación de Fermat". ¡Es brillante! Me ha gustado mucho, me la compraré cuando vuelva...


Estas dos cabezas enormes y un poco tétricas te reciben al llegar a Atocha en el Ave

Al llegar a Atocha, fui hasta mi hotel con el Metro. Tiene muchísimas líneas y estaciones casi en cada esquina. Madrid está muy bien comunicado, pero su infraestructura es antigua, los trenes son bastante deprimentes, en colores crema y marrón, muy estrechos. Prácticamente no vi ningún madrileño de origen español en el trayecto. Tuve que hacer dos transbordos porque hay varias estaciones cerradas por obras. ¡Esas famosas y eternas obras de Madrid! Aquí si que me alegré de no haber cargado la maleta, subiendo y bajando un montón de escaleras... Por cierto, muy chocante el hecho de que los trenes circulen de derecha a izquierda....

Mi hotel está bien. Es justo lo que esperaba. Tengo una habitación Single, es decir, para una sola persona. Para dormir y asearse es más que correcto. Está en Malasaña, un barrio emblemático y muy cercano al centro, muy cerquita de la Plaza Olavide, una original plaza de formas concéntricas realizadas con arbustos y una bella fuente central, rodeada de terracitas de los diferentes locales de tapeo. Es preciosa y muy relajante. Allí hay un locutorio y es desde donde escribo hoy.

Mientras buscaba el sitio donde quería comer, dando un paseo, acabé en una librería que estaba abierta (algo curioso para ser domingo) y me compré una biografía de Mae West llena de fotos suyas y un libro sobre los albergues de Japón llamados Ryokan, que ya lo tenía pero se lo quedó Fran y me gustaba mucho.

Después de comer en FrescCo, me acerqué a la Oficina de Turismo en la Plaza Colón, donde me dieron todo tipo de indicaciones para hacer rutas y apuntarme a visitas guiadas. ¡Que estatua de Colón más pequeñita tienen aquí! jajaja


Las calles de Madrid me encantan, son limpias (aún no he visto una sola caca de perro) y llenas de árboles centenarios, los edificios son señoriales y de fachadas profusamente decoradas.

A eso de las cinco estaba realmente cansada de los paseos y el madrugón, así que volví a mi habitación, me eché un rato y me desperté tarde. Una duchita y a la calle otra vez. ¡Que bien me ha venido la guia Lonely Planet que me compré!

Me apetecía una sesión de cine, dejé la cena para más tarde y terminé viendo "El caballero oscuro", la nueva de Batman en un cine de barrio de esos con pasillo central y butacas alineadas, una salita muy reducida, casi vacía a esas horas de domingo de Agosto.

Al salir era ya la una y estaba todo cerrado, así que me fui a la cama sin cenar, pero bueno, tampoco tenía mucha hambre. Puse el despertador prontito para poder hacer hoy muchas cosas más....

Ah! Me ha alegrado mucho recibir mensajes de Jordi, Jose, Flecha, Agra y Xavi. ¡Gracias por acordaros de mi! ¡Un besote!

1 comentario:

Sergio dijo...

Hola Nikki, soy Sergio. Me alegro que estes de vacaciones, a mi me quedan pocos dias. He estado pocos dias fuera (la hipoteca no me deja más), y encima he tenido que hacer unas sesiones de fisioterapia por una contractura cervical (las tensiones del trabajo han acabo pasando factura).

Yo tambien trabajo de cara al público (en una empresa de seguros) y tambien tengo que aguantar lo mio: entiendo tus cabreos en tu trabajo.

Leo en tu blog que conoces a todo el mundo: Justine, Minerva, Basia, ... yo alucino. Eres increible.

Espero que lo pases muy bien por Madrid, yo me escaparé unos dias en Diciembre.

A ver si coincidimos a la vuelta.

Un beso,

Sergio