domingo, 13 de abril de 2008

Ropa


Cuando me pongo a ordenar el armario, siempre me doy cuenta de que tengo más ropa guardada que no uso, que la que suelo usar habitualmente.


Prendas que compras porque te entran por el ojo y luego nunca encuentras la ocasión de ponerte, que se van amontonando en los cajones, como el top de lentejuelas azules, el pantalón turco color caqui o ese vestido chino rojo...


Prendas de cuando pesabas más o pesabas menos, para cuando vuelvas a cambiar la talla, por si acaso, como aquellos pantalones negros con el lateral de blonda (ajustadísimos!) o el super super ancho...


Prendas viejas, que usabas muchísimo hace (diez?) años y que no tiras porque te sentaban muy bien, nunca se sabe, podrían volver a ponerse de moda, como aquel mono verde o el vestido de terciopelo negro...


Vestidos de ocasiones especiales, usados solo una o dos veces, seguro que algun dia lo puedes aprovechar de nuevo, como el traje de chaqueta color champan con bordado en la solapa que fue mi traje de novia.....


También guardo cosas rotas, como el vestido rosa de tirantes que llevaba cuando mi padre me pegó... o los shorts que me compré en Alemania y que mi hamster se comió...


Y hay ropa que guardo por cariño, como mi pijamita de cuando tenía tres años, o una camiseta de mi madre de un genero que desconozco, muy suave, con la que yo también dormía cuando era pequeña, imagínate si tiene años que ella la lleva en las fotos de su luna de miel, y cuando la miro siempre pienso: "joer, si me quedaba por las rodillas y ahora ya ni me tapa el ombligo...."


Y camisetas, montones de camisetas, de mi discoteca Tercera Fase, de Spiderman, de Madonna, ganadas en concursos, promociones de diversos tipos, estampadas por mi.....

Y algunas veces te encuentras cosas que ya no recordabas y... ¡te entra una ilusión!

Y el caso es que siempre acabas poniendote la misma ropa.... y guardando todas esas otras prendas porque te da pena tirarlas, porque huelen a recuerdos.... además de a viejo jajajaja

2 comentarios:

j dijo...

Uf, yo no me atrevo a ordenar el armario, porque me da miedo abrirlo; pero el otro día me puse a ordenar los cuadernos de diarios y... te puedes imaginar. Eso si que huele a recuerdos y ¡a viejoooooo, ahhhhh!!! aunque igual que a tí con la ropa, algunas cosas que leí es como si me las hubiese puesto ayer.
Por cierto, la camiseta de Pepsi no te queda nada mal.

Alex dijo...

Tengo yo un par de camisetas de la últma vez que vinieron Dire Straits en concierto, que no pueden estar más rotas y sobadas.
Eso sí a quien se le ocurra tirarlas...madreeeee que me pierdooooo. NO SE TOCA, ESO NO SE TOCA!

Kisses!