martes, 27 de mayo de 2008

Querida Nikki


Recuerdo que la primera vez que escuché "Darling Nikki" de Prince allá en los lejanos 80 me puse colorada, muy colorada.

Estaba viendo la película "Purple Rain" en televisión y subtitulaban todas las canciones. El chico sentado a mi lado sabía que a mi me llamaban Nikki y no dejaba de lanzarme miraditas picaronas acompañadas de una sonrisilla... ¡Yo me sentía a morir de vergüenza!

Pero el tiempo me ha puesto en el lugar de esa Nikki de la canción y me encantaría que alguien pensara eso de mi...


Por cierto, cosa curiosa, por más que he buscado el video de Prince en Internet, resulta que no está... ¿No es raro?




Conocí a una chica llamada Nikki
Supongo que podría decirse que era una maníaca sexual
La encontré en el vestíbulo de un hotel
Masturbándose con una revista
Dijo qué tal si perdemos un poco el tiempo
Y no pude resistirme cuando vi como se meneaba la pequeña Nikki
Me llevó a su castillo
Y no pude creer lo que vieron mis ojos
Tenía tantos aparatos
Todo lo que el dinero puede comprar
Me dijo firma en la línea de puntos
Se apagaron las luces y Nikki empezó a menearse
El castillo comenzó a dar vueltas
O quizás era mi cerebro
No sé deciros que me hizo
Pero mi cuerpo ya nunca será el mismo
Su forma de amar te dará una patada en el trasero
No te mostrará ninguna piedad
Pero te enseñará bastante te enseñará bastante te enseñará a menearte
Me desperté la mañana siguiente
Nikki no estaba
Miré por todas partes
Todo lo que encontré era un número de teléfono en la escalera
Decía gracias por la caña de anoche
Llámame cuando te quieras menear
¡Vuelve Nikki, vuelve!
¡Tu pequeño Prince quiere menearse!

Prince
Purple Rain (1984)

1 comentario:

Manuel dijo...

Quien pudiera tenerte aunque fuera una noche aunque fuera en ese castillo tambaleante