jueves, 24 de julio de 2008

Aniversario








Es inevitable que hoy me acuerde de Fran. Hoy hubiera sido nuestro aniversario de boda. Uno de los días mas horribles de mi vida.

Ya hacía meses que vivíamos juntos, pues tuve una fuerte discusión con mis padres y me echaron de casa, y como yo ya tenía mi piso comprado en Terrassa, me fui a vivir allí y él se vino conmigo para que no estuviera sola. Ya me había empezado a dar cuenta de lo mucho que estaba cambiando su actitud hacia mi, aún más posesivo y controlador que de costumbre, y sabía que nuestro matrimonio sería muy difícil, pero por amor estaba dispuesta a enfrentarme a todo.

Me compré un traje de chaqueta de color champán con un bonito bordado en la solapa en uno de esos catálogos por correo. Ese fue mi vestido de novia, no me podía permitir gastar más dinero. Veía que el día señalado se acercaba y que las cosas con mis padres no se arreglaban y yo me sentía muy desmoralizada.

Todo estaba ya concertado para la boda en el barrio de Sant Andreu, en Barcelona, donde antes vivía.

Así que ese día, él y yo vestiditos de novios, cogimos nuestro Opel Corsa del 86 y nos fuimos por la autopista a casa de mis suegros y desde allí fuimos andando hasta la cercana Plaza Orfila, sede del Ayuntamiento. Iba a ser una boda civil. La plaza estaba toda en obras, habían cavado varias zanjas y estaba llena de tubos amarillos de pvc. ¡Vaya panorama!

Como no acudió NADIE de mi familia, mi suegra había decidido no invitar tampoco a nadie de la suya para que yo no me sintiera peor, sólo los más allegados, así que sólo eramos: los padres de Fran, sus dos hermanas, los dos niños de una de ellas, el hermano de mi suegra y su mujer.

Fuimos a un fotógrafo a hacernos cuatro fotos de estudio. Me dijo que me borraría el grano que me salió en la frente, pero luego no lo hizo. Las fotos son espantosas. Hizo que Fran se subiera en una guia de teléfonos para que pareciera que era más alto que yo (yo llevaba taconazos y él medía 1,73...) y cuando la miro me parece ridículo. Nos hizo una foto sentados en el suelo y no me avisó de que se me abría la chaqueta y se ve la camiseta de debajo. Lo dicho, horribles.

Después de la ceremonia, fuimos a un restaurante del barrio. El hermano de mi suegra hizo algunas fotos y, semanas más tarde le dio las copias y negativos A ELLA!.... Tuve que pedirle que me los prestara para sacar otras copias.... y ya no se los devolví. Monté un álbum como si fuera un cómic, con bocadillos con las frases que habíamos dicho y recuadros explicando las situaciones. Fran lo odiaba, pero yo pensé que era la única manera de hacerlo parecer divertido. Una de las cosas curiosas, que noté cuando buscaba alguna foto para enmarcar, es que Fran y yo solo aparecemos juntos uno al lado del otro en una de ellas, en la puerta del Ayuntamiento... Era su familia, su niño, y yo era "una de la calle", como me dijo mi suegra en una ocasión, el que se casaba era él... En las imagenes se ve a todos rodeándolo y yo a un ladito.... Me resulta muy triste mirarlas.

A media tarde ya estábamos de vuelta en casa. Echamos nuestro primer polvete de casados en la cocina, de pie. Por si alguno se lo pregunta, no, no me entró en el piso en brazos. Me pareció una tontería.

Hoy hubiéramos cumplido nueve años casados, cinco los pasé muy enamorada pero llorando casi cada día, tres luchando por mi libertad. Y antes de cumplir los ocho, ya la había conseguido.

Esperaba pasar toda mi vida a su lado, envejecer juntos, quizás crear nuestra propia familia.... si tan solo su actitud conmigo hubiera sido un poco mejor... Como bien dice JLo en su canción: "¿Qué hiciste? Hoy destruiste con tu orgullo la esperanza, hoy empañaste con tu furia mi mirada, borraste toda nuestra historia con tu rabia y confundiste tanto amor que te entregaba con un permiso para así romperme el alma. ¿Qué hiciste? Nos obligaste a destruir las madrugadas y nuestras noches las ahogaron tus palabras, mis ilusiones se acabaron con tus farsas, se te olvidó que era el amor lo que importaba y con tus manos derrumbaste nuestra casa..."

El día de mi boda me puse un colgante que había comprado para la ocasión: un corazón de cristal tallado enmarcado en plata, que colgaba de un hilo transparente. Era precioso, parecía que flotara sobre mi pecho. Sólo lo llevé ese día. Nunca más lo volví a encontrar, no se si lo perdí o lo guardé tan bien que olvidé donde lo puse. ¿Una señal? "Perdí mi corazón el día de mi boda" jajaja

4 comentarios:

Lydia dijo...

Doloroso aniversario, pero también la forma de expresar lo más hondo te ayuda a comprender que las cosas a veces son mejor de lo que pudieran a ver sido... a pesar de lo que puedan doler...
Un beso

SUSANA dijo...

no quiero que te vuelvas a enfadar conmigo pero tengo que decirte que hay varias cosas con las que no estoy de acuerdo de tu relato,prefiero que un día las hablemos en privado (cosas como la carta que le escribiste a la Miri que igual no recuerdas..)u otros detalles de como sucedieron algunas cosas.
un beso.

Nikki dijo...

Gracias por los comentarios, wapis! Un beso Lydia. Susi, no tengo por qué enfadarme. No veo en qué podrías no estar de acuerdo porque no estuviste allí el día de mi boda ni puedes imaginar cómo me sentí. Respecto a la carta, no solo la recuerdo sino que guardo una copia. De lo que llevó a ese punto puedes tener algún recuerdo, pero ya ves que yo no lo explico. Solo explico cómo fue ese día. Espero que lo hablemos en alguna ocasión. Besitos tata.

SUSANA dijo...

si,eso espero.me gustaría.