sábado, 13 de marzo de 2010

Spandau Ballet in concert!

Hay cosas en la vida que, si no las haces en su momento, luego ya no estas a tiempo de hacerlas: nunca apredí a ir en bici, no fui a ningún viaje de fin de curso, no hice viaje de novios, nunca asistí a un concierto del que era mi grupo favorito cuando quinceañera: Spandau Ballet. Cuando se separaron en el 90, perdí toda esperanza de volver a verlos nunca...

En el 2009, una noticia corrió como la pólvora: Spandau Ballet se unian de nuevo, sacaban nuevo disco y emprendían una gira mundial, pasando por España. Un amigo puso en Facebook: "¿Quien se viene al concierto?" y, por supuesto, contesté ilusionada "¡¡yooooo!!". Creo que era Octubre.

Sabía que era a principios de año, pero la verdad es que casi ya me había olvidado cuando, hace un par de semanas, pensé "voy a ver cuando era exactamente".... Y cual no sería mi sorpresa al descubrir que ¡apenas me quedaba una semana! ¡Horror! Consulté en Internet, todavía quedaban entradas, pero no muchas...
Para colmo, esa semana yo trabajaba en el turno de tarde y el concierto empezaba a las 22, justo a la hora en que yo salgo... Tenia que cambiarme el turno con alguna compañera, árdua tarea diciéndolo con tan poco tiempo, además si cambiar tarde por mañana siempre es difícil más todavía un viernes, porque el sábado entramos una hora antes, es decir, la persona que me lo cambiara saldría de trabajar a las diez de la noche el viernes y entraría el sábado a las siete, una putada. Una de mis compañeras de confianza me dijo que sí, para terminar diciéndome al día siguiente que no podría por problemas familiares y que le sabía especialmente mal porque yo siempre le cambio el turno cuando ella lo necesita. No sabía a quien preguntarle, no quería arriesgarme a comprar la entrada y luego no poder ir o llegar tarde....
El miercoles me atreví a preguntarle, sin muchas esperanzas, sabiendo que tendría que renunciar a mi ilusión, a la que era mi última baza y para mi sorpresa, me contestó que sí, con una sonrisa: también con ella me he portado bien cuando lo ha necesitado.
Me emocioné mucho, sabiendo que ya podría ir y por constatar que me consideran una buena compañera a la que no le cuesta hacer favores y que merece que se los devuelvan. Se me saltaban las lágrimas....
El jueves por la mañana fui a primera hora, con el corazón dando brincos de alegría, a comprar MI entrada.

El viernes tarde, tras mirar la dirección del pequeño Pavelló Olimpic de Badalona, me dejé guiar por mi GPS hasta allí. Justo enfrente hay un gran descampado que sirve de parking para cuando se celebra algún evento. Aparqué sin problemas y como eran las siete y no abrían puertas hasta las ocho y media, decidí ir a merendar/cenar. Dí un rodeo al pavellón, controlando la zona. Ya había gente en la puerta. Una brillante luz verde llamó mi atención al fondo de la calle y mi instinto zumbó en mi mente "¡Centro Comercial!"... y no estaba equivocada jejee Parece que los huela, soy toda una experta. En el McDonalds de turno me agencié un Happy Meal y tan contenta.

Justo en la entrada del Centro comercial, había una divertida exposición de cosas hechas de punto, tejidas con la forma de comida, animales, objetos. Me pareció muy original y simpática e incluso saqué algunas fotos:







Un hamster....






Una pizza, una botella de agua...








Huevos fritos con patatas, un bistec...





A las ocho fui hasta la cola, que ya era considerable. Nos separaron en dos grupos: los de a pie y los de grada. Yo disponia de asiento reservado, así que me fui con el grupo de la entrada principal. Era curioso darse cuenta de que todos estabamos en la treintena/hacia arriba. Pasó un hombre (ya calvo) que llevaba una bandera de tela con una foto de Spandau Ballet y la chica de la pareja que había tras de mi, hizo algún comentario jocoso sobre ello. Yo también me reí con ganas, "dónde vamos a parar, con nuestra edad y con una banderita..." Luego reconoció que ella tenía una igual en casa.... Yo, por desgracia, no tengo nada ya, salvo unos CD's, Fran me tiró a la basura toda mi colección de fotos, entrevistas y posters, en uno de sus ataques de celos, junto con mis diarios de infancia y algunos posters de Madonna que yo tenía en mucha estima....

Las puertas se abrieron a la hora prevista. Nos movimos con educación y tranquilidad, que ya somos todos adultos y no una panda de niñatas histéricas. Además, no había prisa por pillar sitio, todos teníamos el nuestro asignado. Me paré en la tienda de recuerdos y me compré el Tour Book y una camiseta. ¡Mi primera camiseta de Spandau Ballet, por Dios, que ilusión, después de 20 años!

A las diez y cinco minutos, la gente silbaba para que empezara ya, impacientes. Las luces se apagaron y... ufff!!! pasé dos horas en el Paraiso! A las doce de la noche, me dolía la cara de tanto sonreir y las manos de tanto aplaudir y me sentía absolutamente felíz....


Los rostros que conocía tan bien, los gestos que me sabía de memoria, cada palabra de cada canción... Todo estaba ahi, un poco cambiado, claro, por el inevitable paso del tiempo, pero reconocibles todavía. Un escenario sencillo, una sola pantalla gigante tras ellos (unos altavoces me chafaron la visión justo en el centro, por desgracia), ropas sobrias y elegantes, exceptuando a John que, como siempre, se desmarcaba con tejanos parcheados y camiseta. La voz de Tony sigue siendo poderosa e impactante, aunque se nota que usa algunos truquillos, pequeños cambios, porque ya no es capaz de cantar algunas frases como solía hacer.... Martin, mi gran amor de juventud, sigue estando tremendo, sí señor!!!

Ellos mismos lo han definido como "una gira de Grandes Éxitos", así que estaban todas las canciones que el público esperaba, más la nueva "Once more" y nuevas versiones de canciones antiguas, como "With the pride". Yo eché muchísimo en falta alguna canción de "Heart like a sky", su último disco antes de la separación y sin duda mi favorito, aunque ya me imaginaba que no tocarian ninguna, creo que deben tener alguna cuenta pendiente con los negreros de Sony Music y no les dejan hacerlo...

Grabé con mi cámara "Through the barricades", la preferida de casi todo el mundo junto con "True", aunque yo disfruté especialmente el "medley" de algunas antiguas, que incluia "Chant nº 1", "Instinction" y "Paint me down", que me encanta, es muy funky. Impresionante cómo participa el público, para que luego digan que los catalanes somos sosos... La memoria de mi cámara llegó a su tope justo cuando terminaba la canción, se siente....




Hubo un par de momentos muy divertidos: Tony estaba cantando "Communication", llega a la esquina del escenario, estira un brazo y ¡plaf!, ¡le cae un sujetador en la mano! Había algo escrito en él, lo leyó y se le escaparon algunas carcajadas. A saber que ponía, las cuarentonas son mucho más peligrosas que las quinceañeras jeje Aquí lo podeis ver, no lo grabé yo, está en YT....

video


En los bises, todo el Pavellón estaba en pie, bailando "Fight for ourselves" y dando palmas, cuando, de nuevo Tony, se dirigió a las chicas del público y nos pidió si podíamos gritar igual que hacíamos hace 20 años. Y vaya si chillamos, ¡lo hicimos con ganas! Llevándose la mano al pecho, dijo emocionado "It feels good!".... Y entonces terminaron la canción entre vítores.... Nosotros también nos sentíamos muy bien, rememorando nuestros "años mozos"...


Steve (Diooossss! Que bueno está este hombre ahoraaaaa! Se ve que el aire de Ibiza le sienta bien...) nos presentó a todo el grupo en un muy aceptable castellano, John hizo el tonto corriendo alrededor de la bateria con los brazos extendidos y una cerveza en la mano, y acercándose al borde del escenario nos gritó "¿quereis una más?" y berreamos con toda la capacidad de nuestros pulmones. Él se quedó tirado en el suelo mientras la canción empezaba y yo gritaba "levántate, abuelitoooo!!". Las chicas sentadas junto a mi se rieron mucho..... El clásico "Gold" remató la noche, las dos horas se me pasaron en un santiamén..... Steve dijo "¡Hasta pronto!" y yo le contesté "¡no tardeis tanto!"

Un sueño que pensaba que ya nunca vería cumplirse, hecho realidad.

Como dice la nueva canción: "Once more, one more chance to make it right, never say never...." (Una vez más, otra oportunidad para hacerlo bien, nunca digas nunca...)

1 comentario:

belemera dijo...

me ha gustado mucho tu resumen. Comparto la mayoría de tus comentarios. Soy valenciana y acudi al concierto, lo reconozco, con un poco de escepticismo que quedó disipado en la nada, tras la enorme satisfacción que me produjo ese concierto. Salí feliz, como si me hubieran quitado 15 años de encima. En mi opinión, fue un concierto dignísimo, con mucha clase, como siempre. Es en este momento cuando entiendo qué encontré, a parte de su música, de especial en estos cinco hombres. HAN ESTADO MÁS QUE A LA ALTURA. Leyendo los aspectos y detalles que resaltas, me emociona coincidir en varios de ellos.
Con todo esto espero, al igual que tú, que no tarden mucho. Seguarmente, volver a perderos de vista, a estas edades(38), sería más doloroso.

un saludo