domingo, 28 de marzo de 2010

Cine y BDSM

Hay tiempos en los que todo parece dirigirse hacia la misma idea, cosas que se repiten, como si fueran una señal, como si algo en el Universo tratara de llamar tu atención....

El otro día estuve viendo un capítulo de "Castle" (Episodio 16 de la 2ª Temporada, "The mistress always spanks twice" ), en la que los protagonistas investigan la muerte de una chica que trabajaba como dómina. Siempre me sorprende constatar los sentimientos encontrados que el tema del sadomasoquismo produce en la gente vainilla: por una parte, la total fascinación por la estética y por la idea del Femdom.... por otra, la repulsión: "¿Cómo pueden hacer 'eso'?...¿Cómo pueden ponerse 'así'?....¿Cómo pueden rebajarse a...?", etc., que invariablemente, como defensa hacia lo que no se comprende, lleva a la burla sobre la gente que lo practica. Aún y así, creo que el tema está bastante bien reflejado en el capítulo. Como es habitual en esta serie, me hizo reir en muchos momentos, me encanta Nathan Fillion, es un gran actor de comedia.

Curiosamente, al día siguiente, recibí por correo una de mis compras por Internet. La había buscado por todas partes y al final la he encontrado: la película "El cuerpo del delito" (Body of evidence, 1993), protagonizada por Madonna y Willem Dafoe. Es la historia de una mujer vinculada al mundo del sadomaso, acusada de matar a su pareja, un hombre mayor, provocándole un infarto al "excitarlo demasiado" con sus prácticas.... La película nació a la sombra de la genial "Instinto básico" y recuerda a ella en muchos aspectos, pero con una calidad bastante inferior.

La verdad es que no deja de ser una película muy floja y con un final nada sorprendente (la gente que practica sexo casi siempre es "castigada" con la muerte en las peliculas convencionales, especialmente, como recuerdan en la saga "Scream", en las de terror) pero tiene momentos muy buenos. Y si sale mi Madonna, veo lo que sea jaja Por supuesto, todo el mundo que la ha visto recuerda la escena de la cera y el champán, o el polvo sobre el capó del coche con cristales, pero mi favorita es cuando estan cenando en un restaurante y, tras escuchar la historia de las fresas del vecino, que estaban más buenas por lo mucho que se sufría para alcanzarlas, él le pide que mire a su alrededor y le diga si hay alguien en la sala con tendencias como las suyas. Ella echa un vistazo alrededor y lo mira a él varias veces. "¿Hay alguien?... Sí.... ¿Quien és?... No te lo voy a decir... ¿Porqué?.... Porque aún no lo sabe..." Debe ser el único que no se ha dado cuenta de que habla de él mismo.... pero ya lo descubrirá....

Yo también he sentido muchas veces cuando alguien "entiende", por usar la terminología gay: cierto comportamiento, cierta manera de vestir... Aunque a veces me sorprendo de la gente que lo demuestra abiertamente: Janet Jackson (no hay más que escuchar su canción "Discipline"), Rihanna, Infernal en "Dressed in blue"...

Y entonces, una casualidad más. Haciendo eso que muchas veces hago de seguir un comentario, aquí o en algun otro blog que esté leyendo, hasta un nuevo blog, ver las páginas que visita o sigue, o leer en alguna entrada el comentario de otra persona que me parece interesante y llegar a un nuevo blog, he encontrado uno precioso en el que su autora, Seibra, nos descubre momentos en películas convencionales que llevan al mundo del BDSM. Se llama "Ese oscuro objeto de deseo", y ya lo he linkado en mis favoritos por si alguien lo quiere visitar.

1 comentario:

seibra dijo...

Hola, Nikki,

gracias por tus palabras, como ves ya te sigo, te leo y me gusta leerte.

La escena que comentas, la de las fresas en "El cuerpo del delito", no la recordaba. Es cierto que casi lo único que recordamos de la peli es la de la cera, con Willem Dafoe poniendo carita de "mmm, duele, pero mola", jajajaja.

Besos.