martes, 19 de mayo de 2009

La pija

En mi tienda tenemos fruta y verdura a granel. Es decir, tú escoges la cantidad y el género que más te gusta, lo pones en una bolsita y lo pesas en una balanza en cuyas teclas aparecen dibujados los productos, con su nombre en catalán debajo.

Una mujer mayor, ridiculamente ataviada y pintarrajeada como una adolescente, se me acercó, bolsita llena de pepinos en mano.

- Esto lo pesas tú aquí, ¿verdad? -me dice, señalando mi caja.
- No, no, lo tienes que pesar en esa báscula -le contesto amablemente, indicándole el sitio.
- Nooo... -me dice, toda sonriente, moviendo la melena rubia teñida, como si hablara con una tonta a la que hay que explicárselo todo- allí no está, ya lo he mirado...
- Claro que está -voy pensando para mis adentros: a mi me lo vas a decir, so pava, que paso cientos de bolsas de pepinos al día- Tienes que darle a la tecla con el dibujito verde que debajo pone "cogombre" (pepino en catalán)
- ¡Sí, hombre! ¡Y ahora tengo que saber inglés!

Estoooo.... me quedo sin palabras, con la boca abierta. Estoy a punto de partirme de la risa, cuando aparece otra vieja casi igual, mamarracha total superpija... y las dos se ponen a hablar como cotorras, que hace mucho que no se ven y tal y tal...

Paso la compra de la primera, que ni lo guarda en bolsas ni nada, sólo esta por su amiga, no me hace ni caso ni cuando le doy el total, le paso el ticket del parking y le cobro. Ni se ha enterado.

Entre las dos recogen, sin parar de parlotear y le paso la compra a la segunda. Al pasarle el ticket del parking, le recuerdo que sólo disponen de 20 minutos para retirar el coche de nuestro garaje y ella, riéndose, me da una palmada en el hombro y suelta:

-¡Que "grasiosa" es esta niña!

Vale, "grasiosísima"... pero a la media hora alguien llama al timbre del parking, diciendo que la barrera no se le levanta y la compañera que atiende el interfono me avisa de que suben a hacerse un ticket de parking nuevo. Yo me estoy empezando a descojonar, diciéndole que seguro que adivino quién es, cuando aparecen las dos viejunas, hechas un basilisco, gritando que porqué tienen que pagar, que yo les he dicho media hora, y veinte mil excusas más.... pero acaban pagando para salir, como toca.
Me revienta esta gentuza que se piensa que les tienes que tratar como si fueran superiores a ti, que para ellos eres alguien que no cuenta, que eres tonta, sólo por ser cajera en un super. Vete a la mierda, superpija, yo tengo más cultura y más educación que tú... El dinero no te puede comprar la clase.

2 comentarios:

Mireia dijo...

Ole por las dos ultimas frases! jejeje....pero q par de petardas!!! Muchas mujeres, bueno, y hombres, mayores pecan de esa prepotencia; por el hecho de ser mayor se piensan q tienen derecho a todo!!!grrrrr....Pero me ha hecho mucha gracia lo de "encima voy a tener q saber ingles" jajajaja...

Maldita inocencia dijo...

Eso digo yo, a la mierdaaaa (en plan Fernando Fernan Gómez)
Besito